El valle de las linternas

El valle de las linternas

La película de animación infantil El valle de las linternas sigue a una anciana que se dedica a hacer linternas de papel para todos los aldeanos pero que además tiene una linterna mágica con el que puede reiniciar el año.

Olistene es el nombre de esta anciana que vive con su hija que está embarazada de nueve meses, con su yerno y su nieto Porter de 8 años.

Lo de hacer linternas de papel es una tradición familiar que Olistene aprendió de su abuelo y ahora ella le debe enseñar a su nieto. Por lo visto se enseña el oficio a los nietos o nietas y no a los hijos o hijas.

Olistene durante todo el año va haciendo linternas de papel para todos los aldeanos y la noche de fin de año les va dando uno a cada habitante a cambio de una moneda. Esa noche los encienden con una vela para que se eleven por el cielo y les conceda un deseo.

Pero además Olistene ha estado durante años intentando dar con la receta secreta y por fin ha dado con ella. Y es que el valle tiene una fortaleza con algo muy especial, con esta receta de un aceite especial que produce una llama azul la pone en una linterna de bronce y la noche de fin de año va a la fortaleza y puede hacer retroceder el tiempo para reiniciar el año. Todos los que están en la fortaleza en ese momento saben que se ha vuelto atrás en el tiempo pero el resto lo ignoran y vuelven a hacer las mismas cosas.

Olistene decide retroceder en el tiempo una y otra vez porque ese año comienza a tener unos temblores en las manos que irán a más y le impedirán poder seguir haciendo las linternas. Así que el resto de aldeanos están atrapados en el mismo año sin saberlo.

Al reiniciar el año su hija vuelve a no estar embarazada y lo termina a punto de dar a luz pero nunca nace su hija porque Olistene reinicia el año.

Además tenemos a Keelan, un hombre que justo ese año fue el peor de su vida. Keelan se volvió adicto al juego, concretamente a las apuestas en carreras de cerditos, lo que provocó que perdiera su trabajo y su casa. Pero eso no es todo, además a Keelan le dejó su mujer para irse con el panadero.

Y así lo va haciendo Olistene unas cuantas veces sin que nadie se entere, hasta que acaba retrocediendo en el tiempo también su nieto Porter y Keelan que quiere aprovechar la situación en su propio beneficio.

Esto le hará dudar a Olistene si hacía lo correcto reiniciando el año una y otra vez en su propio beneficio, para dejar de tener los temblores en las manos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Deja un comentario