How to Be Really Bad

How to Be Really Bad

How to Be Really Bad es una película juvenil alemana en la que la protagonista es la hija del diablo que hace un trato con su padre para poder quedarse entre los humanos.

Aunque su padre piensa que aún es pronto, Lilith se aburre y quiere vivir entre los humanos, así que hacen un trato: Lilith tendrá una semana para conseguir que una buena chica, a la que escogerá su padre, se vuelva mala. Si lo consigue se podrá quedar entre los humanos y si falla tendrá que volver y ya no podrá volver.

Su objetivo es Greta Birnstein y durante esa semana vivirá con su familia que creen que está allí porque quiere probar durante esta semana cómo es el instituto antes de decidir si mudarse allí con su padre.

Lilith no lo tendrá fácil porque Greta al igual que toda la familia son muy buenas personas. Greta nunca se mete en líos, le gusta cantar en el coro de la iglesia, leer, ayudar a su madre en las tareas de la casa…

Por más que intenta provocar su reacción, Greta es demasiado buena chica y no se deja llevar al lado oscuro, pero Greta no es muy popular en el instituto y está enamorada de Carlo, un chico popular entre las chicas y que ni se fija en ella. Esto le da una idea a Lilith, le paga a Carlo para que salga con Greta y en tres días rompa con ella, para así hacer que Greta sienta odio con la ruptura y se vuelva mala.

Pero con lo que no contaba Lilith es con enamorarse de Samuel, otro chico del instituto, que puede complicarle las cosas ya que con estos nuevos sentimientos para ella se va volviendo más sentimental y menos mala, lo que puede hacer que no consiga completar con éxito el plan y tenga que volver a casa.

Por mucho que la protagonista sea la hija del diablo, How to Be Really Bad no deja de ser una simple película de adolescentes, con los abusones del instituto, las chicas populares, la chica modosita a la que por fin le hacen caso, y demás cosas típicas de este tipo de películas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Deja un comentario