La guerra del mañana

La guerra del mañana

En la película de ciencia ficción La guerra del mañana, en el año 2051 la humanidad está a punto de llegar a su fin al ser atacada por unos alienígenas.

En diciembre de 2022 un grupo de soldados armados llegan desde el futuro y dicen que necesitan ayuda para combatir a unos alienígenas, ya que estamos perdiendo y si esto sigue así todos los humanos estarán muertos, ya que actualmente en el año 2051 la población mundial es de tan solo 500.000 habitantes.

Tras la llegada de estas personas se han construido centros en todo el mundo para telesaltar al futuro y así enviar a soldados a combatir contra estos alienígenas a los que llaman púas blancas.

No todo el mundo puede viajar al futuro, por eso además de soldados se decide «reclutar» a civiles, que tiene que ir a hacerse unas pruebas y si son aptos les ponen un dispositivo de telesalto en el brazo y son obligados a ir al futuro durante siete días. Si tras ese tiempo siguen con vida serán traídos de vuelta automáticamente.

Tras enviar a miles de personas la mayoría mueren, pero vamos que es lógico porque no es que estén muy preparados, algunos no saben ni cargar el arma.

Uno de los que es reclutado es Dan Forester, casado con Emmy con la que tiene una niña de 9 años llamada Muri. Fue en la guerra de Irak y ahora trabaja como profesor de biología.

Una vez en el futuro descubre que su hija Muri es ahora la coronel Foster que está al mando y se pondrá al día de cosas familiares que pasarán y que él aún no ha vivido, sin olvidarse de luchar contra los púas blancas.

La película La guerra del mañana la tienes en Prime Video. Es larga, dura 2 horas y 15 minutos aproximadamente, a mí se me hizo larga más que nada porque la parte del drama familiar no me interesa demasiado, pero por suerte se puede parar para hacer un descansito.

Lo mejor sin duda es toda la acción que tiene con las escenas de lucha con los alienígenas. Te la recomiendo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Deja un comentario