La matanza de Texas

La matanza de Texas

Pues ya tenemos una película más de La matanza de Texas, en esta secuela unos se topan con Leatherface, el famoso asesino que lleva una máscara de piel humana.

El 18 de agosto de 1973, a pocos kilómetros de Austin, Texas, cinco jóvenes fueron brutalmente atacados por un psicópata no identificado que llevaba una máscara de piel humana, y que utilizó varias herramientas para atacarlos como ganchos de carnicero o una motosierra. De los cinco jóvenes solo sobrevivió una chica, Sally Hardesty.

En la actualidad dos jóvenes, Dante que va acompañado de su novia y Melody que va con su hermana Lila a la que no le apetece nada estar allí, van a Harlow, un pueblo fantasma de Texas, donde pretenden abrir un restaurante, ya que tanto Dante como Melody son chefs, y además han organizado una subasta para que otros jóvenes compren los edificios que ahora son del banco y monten sus negocios.

Pero nada más llegar se llevan una sorpresa, en el orfanato del pueblo vive una mujer que se llama Ginny, junto al último de sus chicos que ya es adulto, y ha estado a cargo del orfanato desde hace años y no se quiere marchar porque dice que ese chico es especial y tiene que cuidar de él para que se porte bien. Cuando la obligan a marcharse Ginny se pone enferma y el sheriff la lleva al hospital.

Tras llegar el autobús con los jóvenes que van a participar en la subasta, se enteran que Ginny ha muerto y deciden marcharse porque se sienten culpables de lo que ha pasado, pero ya es tarde.

El chico al que cuidaba Ginny no se toma nada bien su muerte y comienza a matar a todos de forma violenta, no sin antes ponerse una máscara de piel humana.

Esta secuela de La matanza de Texas la tienes en Netflix, está recomendada para mayores de 18 años y tiene una duración de 1 hora y 23 minutos. Es lo que te esperas de esta película, mucha violencia y el final pues el esperado, ya te lo ves venir desde el principio.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Deja un comentario