“Mindfulness“, el arte de vivir el presente

Desde hace unos años atrás, está de moda el MINDFULNESS. Para disminuir el estrés, prevenir la depresión, para atenuar los dolores crónicos…

Pero ¿qué es exactamente el MINDFULNESS?

Durante el día estamos haciendo mil cosas a la vez, mientras nuestra mente está totalmente en otra parte.
Mientras estamos cocinando, le ayudamos a los niños a hacer los deberes, el perro nos pide comida y la vecina nos llama por teléfono.

Igual he exagerado un poco, pero no está muy alejado del escenario en el que nos encontramos frecuentemente.

El día a día se convierte en una locura y realmente muy rara vez estamos en lo que estamos de forma consciente.

¿Cuándo fue la última vez que miraste al horizonte simplemente disfrutando el momento, viendo las nubes pasar, poniendo atención solo en eso?

Está claro que en el mundo que vivimos, cada vez es mas difícil tomarnos un tiempo para nosotros mismos.

Y aquí entra en juego el MINDFULNESS, que traducido al español, aunque no sea literal, ya que no existe, se traduciría como “atención plena“.

El MINDFULNESS se lleva practicando desde hace 2500 años por los budistas. En occidente hemos cogido lo que es la parte técnica, olvidándonos de la parte espiritual.

Hay muchas empresas que lo han incluido como actividad para sus empleados. Ayudando a disminuir el estrés de sus trabajadores y potenciando así su rendimiento.

Las personas creen que el MINDFULNESS es meditación, pero el MINDFULNESS se puede practicar también en el día a día.

Os invito a hacer este pequeño ejercicio:
Seamos como un niño que está descubriendo el mundo, para el cual todo
es nuevo y mejor que nadie vive en el presente.

Cuando estés comiendo, por ejemplo una manzana.

Tómala en tus manos y obsérvala.
¿Qué forma tiene?
Acércatela a la nariz para olerla.
¿Qué sensación te despierta su olor?
Intenta estar solo en el presente, comiendo la manzana.
Olvídate de todo lo demás.
Muérdela ¿Cuál es su textura? ¿Qué sabor tiene?

Es un pequeño ejercicio, que puedes trasladar a cualquier cosa que hagas durante el día. Por ejemplo, cosas tan cotidianas como fregar los platos.

Todo lo que hagas, céntrate en ello y disfruta, olvidándote del pasado y del futuro.

Personalmente creo que es una pena que se elimine lo espiritual. Me parece una combinación muy enriquecedora. Pero eso lo dejo en tus manos para descubrirlo y decidir.

Que lo disfrutes y piensa, el pasado ya pasó, el futuro aun no llegó y que el presente no se te escape pensando en las dos cosas anteriores.

Te dejo con una meditación guiada, de escaneo corporal, ideal para empezar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Deja un comentario