Robert Reborn

Robert Reborn

Seguimos con la saga de terror de serie B del muñeco Robert, con la quinta película que se titula Robert Reborn.

Si la anterior se desarrollaba en un tren, en esta cambiamos de medio de transporte y tiene lugar en un avión.

Año 1951, en la Unión Soviética al zar le quedan pocos meses de vida. Cuando está en una misión, por casualidad la agente del KGB Olga ve un cartel del espectáculo de muñecos encantados del juguetero, que dice llamarse Serguéi Meyerhold, y tras ver la función encuentra sospechoso que se muevan los muñecos con tanta libertad.

A su vuelta se lo cuenta a su jefe Stoichkov, con el que además mantiene una relación, y tras investigar descubren que Serguéi Meyerhold es en realidad el juguetero alemán Amos Blackwood que se hizo con un libro que contiene hechizos que utiliza para dar vida a sus muñecos, pero también se rumorea que ese libro contiene hechizos que conceden la vida eterna y otros que resucitan a los muertos.

Pues bien, ahora que saben lo del libro, Olga y Stoichkov quieren hacerse con el libro para utilizarlo con el zar que se está muriendo.

Como Amos se niega a colaborar, deciden secuestrarlo y lo meten en una avión rumbo a Moscú para que utilice el libro con el zar. Pero como Amos es muy listo, consigue que metan también en el avión su maleta que contiene tres muñecos a los que ha dado vida, el famoso Robert, Kaláshnikov y la señora Cíclope. Los muñecos no dudan en matar a quien haga falta para evitar que hagan daño a Amos Blackwood.

Robert Reborn tiene una duración de solo 1 hora y 17 minutos y es más o menos como la anterior tampoco es que cambie demasiado, aunque esta se me ha hecho menos aburrida.

Por si te interesa ver todas las películas que hay del muñeco Robert, te dejo el título de las cinco por orden: Robert the Doll (2015), La maldición del muñeco Robert (2016), The Toymaker (2017), The revenge of Robert the Doll (2018) y Robert Reborn (2019)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Cargando...

Deja un comentario